Joseph & son Company ace a mediados 2012 cuando padre (José) e hijo (Iván) deciden embarcarse en el desafío personal de diseñar, producir y comercializar un portabultos específicamente diseñado para las mountain bikes de doble suspensión.

Ivan es un ingeniero  en diseño industrial y diseñador de producto con más de 8 años de experiencia en el mundo del desarrollo de productos e innovación tanto a nivel nacional como internacional, Jose es un escultor licenciado en Bellas artes con varias obras relevantes distribuidas por la Comunidad Valenciana. A Padre e hijo les une la pasión por la bicicleta desde que empezaron a montar allá por el 1990.

Siendo un par de mentes creativas a las que les encantan los desafíos técnicos, decidimos emprender esta aventura para devolverle algo al mundo de la bicicleta que tantas satisfacciones nos ha dado y porque creemos realmente que el mundo de la bici necesita un nuevo tipo de innovación.

Actualmente la mayor parte de la innovación en el mundo de la bicicleta se realiza del nivel profesional al nivel usuario real (mas ligero, más resistente, con más piños, más caro…)  y eso no satisface la mayoría de las necesidades reales de los usuarios “de a pié”, esto es lo que realmente nos motiva a invertir todo el tiempo fuera de nuestros respectivos trabajos y nuestros ahorros en esta aventura emprendedora.

Como cicloturistas que no se pueden permitir tener varias bicicletas para rutear en fin de semana ( normalmente una doble) y en viajes de varios días… la necesidad surge de nuestra propia situación… así es como decidimos centrarnos en el portabultos para doble suspensión, un portabultos que se debería adaptar las necesidades  de tener una bici para todo, como es el caso de la mayoría de nosotros.

Las diferentes pruebas dieron resultados buenísimos con el diseño final y realmente creemos que tenemos un producto innovador y  único en el mercado, que puede convertirse en esa solución que muchos riders necesitan para sus aventuras cicloturistas en mountain bike.

De lo que estamos más orgullosos es de que ha sido totalmente desarrollado , testado y está siendo fabricado a nivel nacional de una manera casi artesanal.

No solo todos los materiales que se utilizan son reciclables, sino que todo el proceso que interviene en la producción se realiza de manera local, en menos de 40 km a la redonda de nuestra sede principal en Canet (Valencia), por lo que contribuimos a la reactivación económica de nuestra comunidad manteniendo un bajísimo impacto ambiental. Lo fácil hubiera sido irse a China, pero creemos que lo correcto, y más en estos momentos, es emprender a nivel nacional e implicar a cuanto más gente podamos en el desarrollo.

Un Saludo y Gracias!

José e Iván.


Categorías

Newsletter